Rafael Calventi: ¡un gran arquitecto, maestro y pensador!

Edificio Palic

BC conjunto del Banco central de la RD

Banco Central

Mastrolili crop

La obra del arquitecto Rafael Calventi Gaviño, considerado como decano de los arquitectos dominicanos, permanecerá como un gran legado en el patrimonio arquitectónico dominicano. Entre sus obras maestras se encuentra el edificio del Banco Central ha representado por más de tres décadas el paradigma de la buena arquitectura dominicana de estos años.

Rafael Calventi Gaviño nació en La Vega en 1932. Estudió arquitectura en la Universidad de Santo Domingo y en la Universidad de Roma, donde obtuvo el título de doctor en arquitectura (1959). Fue alumno de Pier Luigi Nervi y colaboró en las oficinas de los arquitectos Pierre Dufau (París 1959-1960), Marcel Breuer (Nueva York, 1961) e I. M. Pei (Nueva York, 1962)

Su gran talento como diseñador le confirió la oportunidad de realizar obras de gran calidad y vanguardismo siendo considerado el principal exponente de la segunda generación de arquitectos modernos dominicanos. El conjunto del Banco Central de la República (1978), el Palacio de los Deportes de Santiago (1979), el Monumento a la Restauración en Capotillo (1987) y el edificio Palic (1986) son algunas de sus obras de mayor trascendencia.

Sus casas, particularmente la Mastrolilli (1977, demolida), son representativas de la mejor arquitectura residencial del período, por su admirable integración a la naturaleza, la configuración espacial, el sabio manejo de materiales y sus expresivas composiciones, modernas y tropicales a la vez.

Calventi dedicó gran parte de su vida a la docencia, ocupó importantes cargos en la administración pública y publicó dos libros: Arquitectura Contemporánea en la República Dominicana (1986), un volumen que resumió el estado de la práctica reciente de la arquitectura dominicana a la fecha de su publicación; y Autocracia e inversión pública, Temas para futuros gobiernos (1996), en el que se recogen sus escritos sobre la inversión pública y otras realidades dominicanas.

BANCO CENTRAL DE LA REPÚBLICA DOMINICANA. (1971-1978). Arq. Rafael Calventi

“Obra imponente promovida por el gobierno de Joaquín Balaguer a comienzos de los años setenta. Trata de consolidar un centro y cultural dentro del histórico barrio de Gazcue, ubicado frente al viejo Banco Central. (…). Para la ejecución del proyecto, se realizó en 1972 un concurso, al que se presentaron varios proyectos de arquitectos dominicanos. La obra fue otorgada al arquitecto Rafael Calventi y su equipo, quien realizó lo que se pudiera llamar uno de los proyectos más destacados del ámbito nacional. Desde el planteamiento urbanístico, que se destaca por la articulación de dos volúmenes distintos colocados sobre un podio. Una torre de catorce plantas de oficinas y un volumen bajo como Centro de Congresos se integran por medio de dos plazas abiertas diagonalmente opuestas que intervienen como mediadoras entre la escala de los edificios y la calle. (…) Otro elemento identificador es el riguroso uso de quiebra soles, parte fundamental de la composición rítmica de las fachadas, que logran el aislamiento solar y térmico del interior del edificio.”

RESIDENCIA MASTROLILLI (1977). Arq. Rafael Calventi

En esta delicada pieza de la arquitectura habitacional destaca su sobria expresividad a base de texturas naturales y superficies acristaladas articuladas entre espacios interiores y exteriores. Los espacios sociales de la casa se vierten completamente hacia la piscina, en una perfecta integración con el exterior por medio de puertas corredizas acristaladas que sirven de límite móvil a los espacios fluidamente articulados. Muros revestidos de piedra en el exterior se prolongan hacia el interior, acentuando la intensa relación entre ambos espacios, terminando en cada habitación en un patio privado.  Los techos de losa plana se alternan con cubiertas en forma de troncos piramidales recubiertas de madera preciosa. En los bordes, terrazas cubiertas o semicubiertas con pérgolas de madera protegen del sol y tamizan la luz.

EDIFICIO PALIC (1986). Arq. Rafael Calventi y Arq. Luis Schiffino

Solución de corte racional, con un especial tratamiento plástico. Se presenta como respuesta a las condiciones climáticas de la región al recubrir modularmente todas las fachadas del edificio con losetas cuadradas de barro como material único de fachada. Esta solucion estética y económica ayuda al aislamiento del interior, evitando la reflexión solar y reduciendo el mantenimiento de las superficies. Dos pisos de forma rectangular se desarrollan en torno a un jardín central, donde se encuentran el núcleo de servicios y una escalera escultórica transparente que alcanza los dos niveles. La estructura de planta libre, a base de vigas y columnas de hormigón armado, permite la flexibilidad de los espacios interiores y el manejo de los volúmenes de las fachadas, que ocupan jardineras y contrastan con la ligereza de las superficies acristaladas en un juego de sombras, texturas y color.

Fuente: Guía de Arquitectura de Santo Domingo, Historias para la construcción de la arquitectura dominicana y revista Arquitexto 75

Foto: Onorio Montás. (tomada del libro Historias para la construcción de la arquitectura dominicana. GLJ, 2008)

Arquitectura contemporánea en la República Dominicana

¡Inicia una conversación!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

© Arquitexto 2018. República Dominicana.