Villa Milagros

Villa Milagros. En esta villa de espacios amplios, abiertos, sombreados, bien articulados e integrados al exterior, los autores recuperan los fundamentos originales del concepto propuesto por Bill Cox para Casa de Campo a finales de la década de los sesenta, con lo que logran desarrollar un conjunto referenciado e inspirado en la cultura popular dominicana a partir de un lenguaje formal contemporáneo.

Esta vivienda vacacional está inspirada en la cultura popular dominicana, se apoya en las tipologías tradicionales filtradas a través de un lenguaje contemporáneo y se rige por las normativas y los códigos arquitectónicos del proyecto inicial de Cox.

Esencialmente, la villa se compone de tres pabellones con los que se cumple con los requerimientos del programa. El primero alberga las áreas sociales incluyendo la cocina, otro consiste en dos niveles más un ático y en él se encuentran los dormitorios, y un tercero corresponde al área de servicio. La organización de los pabellones y la vinculación de todos estos espacios se realizan a través de un patio que, a modo de “plaza del pueblo”, relaciona todas las instalaciones públicas y privadas –con el jardín y el campo de golf–. El esquema espacial se completa con una gran glorieta, una estructura de madera techada con cana que recuerda las tradicionales “enramadas de cana” y tiene un carácter bucólico. Según el concepto de diseño, este elemento es usado como un referente que organiza y “urbaniza” el patio.

La villa se ubica en un lote medianero del área de Rancho Arriba, en el elegante complejo turístico de Casa de Campo.

La conceptualización de la casa retoma los fundamentos de la propuesta original del arquitecto Bill Cox para Casa de Campo, a finales de la década de 1960, que se caracterizaba por la “discreción de sus estructuras, al margen de su tamaño”, explica el arquitecto Plácido Piña, asociado a la firma de arquitectos Sánchez Curiel en este proyecto. “Las casas, totalmente de madera natural, proponían una fusión con la naturaleza y una exaltación de la vida tropical al fresco.

De esta manera, el equipo de diseño explora espacios libres, abiertos, sombreados e integrados al exterior con materiales modestos que revelan una notable economía de medios, en un intento por recuperar el carácter, la humildad y, no menos importante, la calidad ambiental del conjunto original.

Esta vivienda vacacional está inspirada en la cultura popular dominicana, se apoya en las tipologías tradicionales filtradas a través de un lenguaje contemporáneo y se rige por las normativas y los códigos arquitectónicos del proyecto inicial de Cox.

Esencialmente, la villa se compone de tres pabellones con los que se cumple con los requerimientos del programa. El primero alberga las áreas sociales incluyendo la cocina, otro consiste en dos niveles más un ático y en él se encuentran los dormitorios, y un tercero corresponde al área de servicio. La organización de los pabellones y la vinculación de todos estos espacios se realizan a través de un patio que, a modo de “plaza del pueblo”, relaciona todas las instalaciones públicas y privadas –con el jardín y el campo de golf–. El esquema espacial se completa con una gran glorieta, una estructura de madera techada con cana que recuerda las tradicionales “enramadas de cana” y tiene un carácter bucólico. Según el concepto de diseño, este elemento es usado como un referente que organiza y “urbaniza” el patio.

VILLA MILAGROS 8
  • UBICACIÓN: Complejo Turístico Casa de Campo, La Romana
  • AÑO INICIO / TÉRMINO OBRA: 2009
  • ÁREA TOTAL DE LOTE / CONSTRUCCIÓN: 595 m2 / 1605 m2
  • DISEÑO ARQUITECTÓNICO:
  • POR: Arq. G. Valdez y C. Ortega
  • FOTOS: Maribel Álvarez y Laura Paloma Sánchez

© Arquitexto 2017. República Dominicana.