Arquitexto en proyección.

edicion-anteriorN01I01

Desde su comienzo hasta el día de hoy, Arquitexto se ha dedicado a presentar obras de urbanismo, arquitectura, diseño de interiores y paisajismo dominicanas con cuidadoso apego a un criterio tanto ilustrativo como crítico, de manera que sus lectores queden bien documentados. (…) En su estrategia de proyección, Arquitexto ha tenido varios formatos. Comenzó con un formato de folleto cuadrado de 28 centímetros de ancho por 28 de alto. Pronto, sin embargo, quedó claro que este formato no era práctico; en 1989, en el número 10, se cambió a uno de 28 de ancho por 21 de alto. Esta primera etapa de Arquitexto se cerró con el número 12. Siete años después, cuando volvió a editarse con el número 13, ya era otra revista. El nuevo formato es de 23 centímetros de ancho por 31 de alto. Un aspecto que conviene hacer resaltar sobre esta segunda etapa de Arquitexto es su manejo estético. Mientras la preocupación principal de la primera etapa era dar una información consecuente con sus propósitos, la de esta segunda etapa es, además de eso, crear una revista hermosa, estéticamente acogedora desde su portada hasta su reverso. Cada portada es una obra de arte fotográfica. Cada página está diagramada para que sea un todo armonioso. El esfuerzo por lograr este planteamiento estético se hace en cada número y atrae al lector.”