Residencia Escultura

LA SENSIBILIDAD HACIA EL ARTE Y EL GUSTO POR EL BUEN DISEÑO FUERON LOS ELEMENTOS CLAVE QUE HICIERON QUE LOS PROPIETARIOS DE ESTA VIVIENDA UNIFAMILIAR DIERAN RIENDA SUELTA A LOS PROYECTISTAS PARA USAR SU CREATIVIDAD Y HACER DE SU CASA JUSTO LO QUE ELLOS QUERÍAN: UNA ESCULTURA. SE TRATA DE UNA VOLUMETRÍA CON UNA COMPOSICIÓN ARMÓNICA, UNA CONSTRUCCIÓN SENCILLA PERO IMPECABLE Y QUE SIN ALARDES HACE USO DE LO MEJOR DE LA TECNOLOGÍA DE ESTE TIEMPO. LA SOLIDEZ DEL HORMIGÓN VISTO, EL CONTRASTE DE TEXTURAS ENTRE LOS MATERIALES INDUSTRIALES Y LOS PULIDOS SON ASPECTOS FUNDAMENTALES QUE PERMITIERON LOGRAR UNA ARQUITECTURA SIN TIEMPO Y SIN TENER QUE RENUNCIAR A UNA ESTÉTICA DE VANGUARDIA.

La casa surge del encargo de una diseñadora y artista plástica, especializada en escultura. Su pasión por el diseño y el arte la hizo participar en todos los aspectos,trabajando mano a mano con los arquitectos en la concepción de los espacios y selección de materiales, y con los constructores y subcontratistas en la calidad delas terminaciones.
El resultado es precisamente lo que ellos querían, una casa atemporal que funcione bien y con una estética que se mantenga vigente a lo largo del tiempo.

La casa está planteada con un volumen principal de gran altura interior dentro del cual se generan espacios sociales continuos gracias a la distribución de los muebles (algunos están fijos). Un de las caras principales de este bloque abre hacia patios interiores que le aportan luz, y la otra abre completamente hacia el jardín de la piscina. La fachada está protegida por un amplio alero. Se optó por un único material: el hormigón visto. Los ventanales de aluminio y cristal recibieron láminas de protección solar y colaboran con la imagen monocromática de la casa. Los pisos de nogal equilibran estos materiales industriales y dan calidez al interior.

  • Plano
Una Residencia-Escultura
  • Diseño: Arq. Alex Vega y Arq. Pichy Vega
  • Colaboración: Lowell Whipple