Bosquesa

Bosquesa importa y promueve nuevas tecnologías para el sector agropecuario y ambiental de la República Dominicana. Además, maneja todo tipo de áreas verdes de manera sostenible y comercializa e industrializa madera.

Bosquesa es una empresa agroindustrial cuya sede principal, en la ciudad de Santiago, ha sido remodelada y ampliada para exhibir una innovadora imagen que utiliza su materia prima, la madera de pino, de manera creativa y con un diseño contemporáneo. Para lograr esta nueva imagen se combina el uso de la madera con otros elementos y materiales característicos de la arquitectura contemporánea. En el interior se amplía el segundo nivel con un mezanine y una nueva estructura metálica sobre el área de exhibición. El tratamiento de la plástica logra conjugar una imagen industrial, esencia de la empresa, con un contundente aire de contemporaneidad.

La sucursal principal ubicada en Santiago de los Caballeros se remodela y amplía con una nueva imagen contemporánea. La estructura alberga el salón de exhibición de materiales y equipos, las oficinas principales de la empresa y un almacén para la madera que proviene de su industria maderera.

La innovadora imagen se logra a través de un volumen puro cuya fachada refleja su función interior. En la parte de exhibición se trabaja con una caja de cristal que se eleva ligeramente sobre el terreno natural y permite transparentar hacia el exterior los productos y maquinarias. Para la parte de almacenaje, se recubre el volumen con un tupido entramado de madera obscura que permite disimular las vistas desde el exterior. El volumen se unifica con el remate superior: una pieza de entramado de madera de color natural dispuesta a todo lo largo.

El uso del recurso de los listones de madera de pino se retoma en el interior. Impresiona al entrar al proyecto la pared revestida de listones de madera vertical que continúa hacia el techo. Se suma al diseño de esta pieza, la original colocación de las lámparas fluorescentes en las hendiduras creadas entre los listones, lo que logra una interesante composición. Otra pieza importante del diseño es el mostrador hecho a partir también de listones de madera horizontales. La superficie superior de acero inoxidable y las lámparas completan el ambiente de estilo industrial que refleja la esencia de la empresa.

Para ampliar las oficinas, en el segundo nivel se creó una estructura con losa de hormigón sobre una plataforma metálica en la zona de exhibición. Estos nuevos espacios se colocan a más altura que el segundo nivel para lograr que el área de exhibición del primer nivel tenga la altura necesaria para las maquinarias y los productos. Los espacios intersticiales que quedan de la unión de la volumetría existente con la nueva se han utilizado para colocar áreas de servicio.

La escalera de diseño contemporáneo tiene como fondo otro mural de listones verticales.

Algunas de las oficinas existentes se han mantenido intactas pero se las ha conectado con las nuevas áreas. Para albergar el nuevo salón de reuniones, se crea una caja de cristales flotantes. Sobre los cristales se imprime una composición que asemeja un bosque de árboles realizado en papel traslúcido. La baranda de cristal flotante que da hacia la doble altura del área de exhibición le otorga transparencia y ligereza a la composición.

El manejo de la volumetría, el recurso de los listones de madera de pino en diferentes lugares del proyecto (tanto en el interior como en el exterior) y la integración de otros elementos como el cristal, las estructuras metálicas y el acero inoxidable, logran edificar una arquitectura de carácter industrial, rústico y contemporáneo a la vez.

  • Isométrica de la evolución del proyecto
  • Planta de conjunto del primer y segundo nivel, vista norte, secciones A y B

Arquitectura progresiva
Por: Esther Peralta, pasante de arquitectura de la PUCMM en el estudio Sánchez Reyna Ingenieros Arquitectos

En el discurso arquitectónico contemporáneo, en particular, en la integración a la naturaleza y a un sujeto cada vez más dinámico, cambiante y polifacético, la respuesta arquitectónica se enfrenta a necesidades específicas. En el contexto dominicano, una de estas necesidades es el crecimiento continuo. La empresa Bosquesa atraviesa un momento de cambio y crecimiento. El desafío para los arquitectos es dar respuesta a esa necesidad partiendo de las estructuras existentes.

La arquitectura progresiva es una arquitectura que contempla la evolución. Rara vez se demuele para rehacer, por lo que los edificios crecen en etapas sin dejar de funcionar. Ante esta situación, nos preguntamos: ¿Cómo debería diseñarse una edificación para permitir el crecimiento futuro? La respuesta amerita estudiar varias opciones antes de comprometerse con unos lineamientos formales o estilísticos.

En su primera etapa, el proyecto de Bosquesa se componía de dos naves dispuestas perpendicularmente en la parte posterior del lote. La propuesta planteó una edificación para oficinas, exhibición y almacén, que se adecuaba a la geometría del solar y se acoplaba con lo existente para constituir un solo volumen; la imagen corporativa de la empresa se renovaría en una segunda etapa (ver gráfico). En el proceso se presentaron complejos problemas por la aparición de espacios intersticiales entre los distintos bloques que, además, no coincidían en el nivel de piso. La solución fue convertirlos en espacios útiles para acomodar equipamiento e instalaciones de aire acondicionado, teléfonía, baños, pequeños almacenes y áreas de circulación; a su vez, estos espacios sirven de transición entre las actividades pasivas de oficina y las activas de almacén y despacho.

Más que la parte formal, tecnológica y de innovación, o la respuesta a la arquitectura de imagen –que es solo una parte, y, además, limitada, de la problemática–, el reto principal de este proyecto era la inminente expansión de una empresa con necesidades comerciales en aumento. El hecho de que la respuesta arquitectónica estuviese determinada por esta condición crea un buen antecedente para hacer surgir nuevas premisas de intervención. La manera en que este proyecto responde a lo explicado es impecable. La nueva intervención se diferencia de la primera, se podría decir, de una manera tolerante, complementándose sin superponerse.