28 Bienal Nacional de Artes Visuales

Una bienal controversial

La convocatoria y celebración de la 28 Bienal Nacional de Artes Visuales, dedicada al Maestro Fernando Peña Defilló, fue recibida por el sector artístico de la República Dominicana con una curiosa mezcla de anticipación y rechazo. Después de finalizada la versión anterior, con sus controversiales y conflictivos premios, el Ministerio de Cultura decidió iniciar una serie de conversaciones y consultas, en el llamado foro consultivo, “Repensar la Bienal Nacional de Artes Visuales”, con representantes del sector cultural, especialistas en derecho constitucional, artistas, críticos de arte, galeristas, gestores culturales y comunicadores, con el fin de arreglar los problemas que se habían presentado en bienales anteriores. El comité organizador de la 28 Bienal de Artes Visuales revisó cada una de las bases tomando en cuenta todas las quejas y reclamos de los sectores antes mencionados. El resultado fue una revisión sustancial de las bases anteriores.

Entre los cambios más importantes se encuentra la instauración de las categorías. Cambios que se justificaron como incentivos para categorías tales como la escultura, el grabado y la cerámica. También, las nuevas bases limitan las dimensiones de las obras físicas y la duración de los videos y performances. Asi mismo, el retorno de la modalidad de dos jurados: uno de selección y otro de premiación, punto altamente debatido en el foro.

Otras propuestas, las cuáles encuentro positivas y deberían ser invariables fueron: la definición de un protocolo operativo para los jurados y la creación de la Oficina Organizadora de las Bienales de Artes Visuales.

De mano con la Bienal

Bajo la iniciativa del colectivo Quintapata (Jorge Pineda, Raquel Paiewonsky, Pascal Meccariello y Belkis Ramírez), un grupo de artistas visuales decidió encabezar un movimiento llamado “De mano con la Bienal”, con el propósito de enmendar, parcial o total, las propuestas del comité organizador de la 28 Bienal de Artes Visuales.

El grupo analizó cuidadosamente las bases en un extenso documento publicado por la prensa y los medios sociales.

Me encuentro entre los más de 170 artistas firmantes del documento y estoy de acuerdo con la mayoría de los puntos expuestos. Sin embargo entiendo que es imposible complacer a todos los sectores culturales y llegar a un consenso en tan corto período de tiempo (7 meses).

Después de varios intentos de reunirse con el comité, y en vista de la imposibilidad de cumplir con sus objetivos, más de treinta de estos artistas decidieron firmar una “No participación en la 28 bienal Nacional de Artes Visuales”.

Las propuestas, soluciones y resultados del grupo “De la mano con la Bienal”, necesitan tiempo de maduración y de asimilación por parte del comité de la bienal, sus organizadores y el público seguidor de estas manifestaciones, los cuáles fueron tomados por sorpresa con esta inusual, justificada y radical protesta.

Las artes visuales dominicanas avanzan y es la primera vez que un grupo de artistas visuales se unen para objetar una bienal desde antes de otorgar los premios (lo que ya es tradicional). Tal y como dice Sara Hermann, crítica de arte dominicana, “por eso, justamente eso, es que este momento es maravilloso y anticipo que muy productivo”.

Los seleccionados: Estadísticas

Si comparamos la 27 Bienal con la 28, veremos, aún con la ausencia de importantes artistas visuales dominicanos, un aumento importante de obras participantes y de seleccionados. Se notó un aumento significativo de cerámicas, obras gráficas y esculturas, lo cuál era uno de los objetivos del comité organizador.

¿Es posible categorizar las artes visuales contemporáneas, cuando su tendencia internacional se inclina hacia lo contrario? ¿Es posible limitar las dimensiones físicas o temporales de una acción, un video o de una instalación?

¿Es posible limitar la acción creadora?

¿Bajó la calidad de esta bienal sin la participación de estos importantes artistas visuales?

Las bienales siempre tendrán sus defensores y sus detractores. La evaluación de su éxito o fracaso se determinará con el tiempo. Podemos asegurar que en la próxima versión habrá una nueva revisión de las bases, un nuevo jurado o jurados y un grupo de ansiosos artistas visuales dispuestos a participar sin importar las restricciones que les impongan.

  • 27 Bienal Nacional de artes visuales:
    • Obras recibidas: 571
    • Obras seleccionadas: 186
    • Pintura: 56
    • Acciones Plásticas-Performance: 8
    • Dibujo: 22
    • Escultura: 7
    • Vídeo y Multimedia: 14
    • Fotografía: 32
    • Obra Gráfica: 7
    • Cerámica: 1
    • Instalación: 39
  • 28 Bienal Nacional de artes visuales:
    • Obras recibidas: 606
    • Obras seleccionadas: 242
    • Pintura: 89
    • Acciones Plásticas-Performance: 8
    • Dibujo: 24
    • Escultura: 21
    • Vídeo y Multimedia: 6
    • Fotografía: 30
    • Obra Gráfica: 18
    • Cerámica: 9
    • Instalación: 37