Cedimat

El cuidadoso diseño, la meticulosa construcción y el moderno equipamiento hacen de este edificio de arquitectura hospitalaria el centro cardiovascular más completo y moderno de la República Dominicana y del Caribe.

Este centro de Cedimat está orientado al tratamiento de cardiopatías congénitas y adquiridas para todas las edades, a estimular el turismo de salud y a desarrollar programas de formación académica. El concepto de lograr una “arquitectura para sanar” llevó a la búsqueda de soluciones físicas y ambientales que cumplieran estrictos códigos y estándares internacionales.

El edificio principal consta de ocho niveles, incluyendo un sótano. El hospital posee 180 camas de internamiento, cinco quirófanos (tres para adultos y dos pediátricos), cuatro salas de hemodinámica, una central de esterilización, 35 unidades de cuidados intensivos y todas las instalaciones de un hospital de tercer nivel, es decir hospital de referencia o altamente especializado al que llegan pacientes remitidos por los hospitales regionales.

La zonificación se caracteriza por la optimización del espacio y las circulaciones gracias a que la organización y ubicación de los servicios se realizó en función de su carácter: los de apoyo y ambulatorios agrupados en los primeros niveles, los especializados, en otro, y los de internamiento, en los últimos.

En el sótano se localizan todas las áreas privadas y de apoyo: las áreas de cocina y lavandería, las zonas de archivo y almacenes generales, farmacia, morgue, sala de autopsias y laboratorios de investigación, con la excepción de la cafetería, que tiene carácter público con doble acceso directo desde el exterior y desde el vestíbulo. En el primer nivel se desarrollan las áreas más públicas, como el vestíbulo principal, el auditorio, el laboratorio clínico, la sala de imágenes diagnósticas y las salas de emergencias; en el segundo nivel se encuentran los espacios destinados a cirugía, laboratorios de cateterismo y unidades de cuidados intensivos.

El tercer nivel está dedicado enteramente a servicios pediátricos, lo que constituye uno de los elementos más innovadores. Allí se concentran todas las instalaciones necesarias para los niños: espacios de consulta y examen, quirófanos, unidad de cuidados intensivos, cuidados intermedios, habitaciones para hospitalización y dos áreas de juegos interactivos. El cuarto, quinto y sexto nivel poseen salas de consulta, áreas de internamiento y oficinas. En el quinto nivel sobresale el jardín terapéutico y en el sexto, el área de rehabilitación cardiopulmonar, otras de las primicias del CCVC, cuyo objetivo es ayudar a la rápida recuperación de los pacientes. El séptimo y último piso aloja las instalaciones mecánicas.

El proyecto de interiorismo llevado a cabo por Michelle Urtecho y Asociados se encaminó a orquestar experiencias positivas en un ambiente armónico y seguro.

El uso adecuado de elementos como la luz natural, el arte como distracción terapéutica, la integración de la naturaleza, el control de los ruidos y la iluminación adecuada se conjugaron para brindar intimidad y comodidad a pacientes y familiares con un estricto control de infecciones y seguridad.

El color juega un papel fundamental en el diseño del proyecto. La intención fue crear un entorno terapéutico agradable a los cinco sentidos y cuyos elementos espaciales fueran armónicos: pisos, puertas, paredes, techos, iluminación, mobiliario, complementos y piezas de decoración.

Sin duda, el gran protagonista del espacio es El árbol corazón, inspirado en el sistema circulatorio del ser humano y la función purificadora de los árboles. El diseño es de la dominicana Lidia León Cabral y la ejecución de la compañía estadounidense NatureMaker. Algunos bancos están cubiertos por velarias compuestas por membranas textiles sobre estructuras de metal semicirculares.

La señalización consiste en un sistema de navegación que promueve la sanación al ayudar al usuario a entender su entorno, empoderarlo y darle sensación de control, factores vitales para reducir el estrés y la ansiedad.

La selección de los acabados arquitectónicos (pavimentos, luminarias, plafones y telas) y del mobiliario fue realizada meticulosamente para cumplir con las regulaciones y especificaciones técnicas de The Joint Comission en cuanto a la prevención y control de la propagación de infecciones nosocomiales (intrahospitalarias). Todos los materiales son antibacterianos y de fácil limpieza.

La plaza de entrada en la esquina enfatiza el vestíbulo y la vista del edificio en diagonal.
El pavimento de la plaza es de hormigón visto con franjas longitudinales de distintas texturas y de césped, lo que contribuye a la permeabilidad. El acceso vehicular al vestíbulo se realiza gracias a una rotonda cubierta con una marquesina de estructura metálica y cristal que articula el vestíbulo, la calle de entrada y la plaza. El resto del paisaje blando, en las zonas de emergencia, alrededores del edificio y servicios, está conformado por desniveles hechos con material de relleno, formando curvas sinuosas y taludes cubiertos de césped bermuda, manchas de arbustos y algunos árboles de porte mediano, siempre pensando en complementar el volumen de la edificación.

El CCVC cuenta con un sistema de automatización del edificio que permite el manejo integral de todos los aspectos técnicos de la estructura. A través de dicho sistema se monitorean y controlan desde los aires acondicionados, el sistema de detección y supresión de incendios y los generadores de emergencia hasta los cuartos fríos y las neveras (refrigeradores) de medicamentos.

Todos los sistemas técnicos han sido concebidos a partir de criterios energéticos sostenibles y diseñados con la finalidad de dar respuestas con una responsabilidad medioambiental.

Centro Cardiovascular Cedimat (2015)
  • Dirección: Plaza de la Salud, Santo Domingo
  • Área total de construcción: 30,109 m2
  • Cliente: Patronato de Cedimat
  • Diseño conceptual: Gresham, Smith and Partners, Arq. Alba López
  • Diseño arquitectónico: arquitectos Dense Holguín, César Andrés Ramos y Smaly Domínguez, Civil del Caribe
  • Asesoría: Hunton-Brady
  • Diseño interior y supervisión: Michelle Urtecho
  • Asesoría técnica: Kathylka González, 1:1 Arquitectura
  • Colaboradores de diseño: Vanesa Confín, Marlene García, Lisbeth Borrelly, Noelia Tavárez y Claudia Moreno
  • Supervisión de terminaciones arquitectónicas: Jennifer Guzmán
  • Diseño del vestíbulo: Liza Ortega Arquitectos
  • Diseño de la iluminación: Michelle Urtecho
  • Diseño paisajístico: Amalia Bobea
  • Diseño de la señalización: Kathylka González, 1:1 Arquitectura
  • Gerencia de proyecto: Lexco Engineering, Management and Construction
  • Diseño estructural: ingeniero Leonardo Pockets, ingeniero Erick Hernández (asesor)
  • Diseño de las instalaciones técnicas: Consorcio Prieto Nouel Electromecánica
  • Consutlor Eléctrico: ingeniero Antonio Guillén
  • Consultor Sanitario: ingeniero Magda Duarte
  • Sistemas de extracción y A/A: ingeniero Jaime Prieto Nouel
  • Protección contra incendios y seguridad: ingeniero Juan C. Pérez, Alarmas AAA
  • Gases médicos: Fulvio Montisano
  • Consultor: ingeniero Avedano
  • Gerencia de construcción y supervisión: Lexco Engineering, Management and Construction
  • Artistas colaboradores: Lidia León, Bismarck Victoria, Rafael Amable
  • Fotografías: Desirée Lachapelle, Héctor Lachapelle, Quilvio Cabral, Guillermo Armenteros, Claudia Acosta, Caroline Bucher, Vianco Martínez, Iván Martínez, Julio Peña, Juan Carlos Fernández y estudiantes del Instituto Técnico Superior Comunitario