Aeropuerto de Punta Cana

El aeropuerto de Punta Cana, inaugurado en 1984, era una original edificación de estructuras de madera con cubiertas de cana creada por Oscar Imbert.

A lo largo de tres décadas tuvo un gran crecimiento, y recientemente fue remodelado y se le agregó una terminal. El nuevo diseño a cargo de Antonio Segundo Imbert mantiene el carácter vernáculo original e integra una nueva materialidad y colorido que logran una plástica y una espacialidad más contemporáneas.

En los años sesenta, un grupo de inversionistas norteamericanos compraron varios terrenos en el este del país, en la zona conocida como Yauya o punta Borrachón. Con el liderazgo y visión del visionario Frank Rainieri, comenzaron a desarrollar una infraestructura turística y le dieron a la zona con un nombre más atractivo: Punta Cana. Para apoyar esta infraestructura en una zona donde el acceso por carretera era difícil y prolongado, se propusieron la construcción de un aeropuerto. En 1984, después de varios años de gestión, el aeropuerto internacional de Punta Cana comenzó a funcionar. El arquitecto Oscar Imbert Tessón diseñó lo que en ese momento era una arquitectura poco usual para esta tipología, conjugando lo tropical y lo contemporáneo. Incluyó formas orgánicas y materiales de la arquitectura tradicional dominicana como la madera, la piedra coralina y la cana.

La primera ampliación, construida a principios de la década del 2000, planteó una arquitectura que dialogaba con la existente pero introducía columnas de hormigón, estructuras metálicas y techos con cubiertas de cana.

En el 2011 se inauguró la segunda pista del aeropuerto –con capacidad para recibir una aeronave Airbus A380– y una nueva torre de control.

En el 2014 se construyó una nueva terminal, y el año pasado se remodeló la primera terminal.

Terminal A
La terminal A sigue recibiendo al usuario como en sus inicios, con un gran techo de cana como protagonista de su imagen.
En el segundo nivel y en la parte posterior de la zona de mostradores se encuentran las oficinas de las líneas aéreas. Una rampa trazada alrededor de jardines y de paredes bajas revestidas de piedra coralina conduce a la zona de control de seguridad.

El área de circulación de la zona de tiendas posee un cielo raso curvo que hace juego con el diseño del pavimento que guía al pasajero a través de las tiendas. Los paneles perforados del cielo raso, la iluminación indirecta y las columnas revestidas de espejos imprimen modernidad y elegancia a este conjunto de tiendas.

Los pasajeros bajan del avión directamente a la pista y son traídos por autobuses al edificio climatizado de la terminal, donde unas palmas y una pérgola de madera les dan la bienvenida. El área de recogida de equipaje es un espacio muy agradable, ventilado e iluminado naturalmente, con techos de cana de gran altura soportados por estructuras metálicas.

Terminal B
La terminal B tiene una extensión de 33,000 metros cuadrados organizados en dos niveles. A diferencia de la terminal A, en la imagen exterior de la edificación predomina el hormigón blanco con grandes vuelos de cana. En la marquesina superior, la columna revestida de arte cerámico por el artista dominicano Thimo Pimentel.

El espacio de registro de pasajeros es similar al de la terminal A, las columnas de hormigón con el mismo tipo de coronamiento, aunque en este caso se usa el hormigón visto.

El diseño del cielo raso combina listones de madera seriada con vigas de hormigón, y hace más interesante el recorrido.

El color verde lima presente en los círculos de las columnas, en el mobiliario, en la señalización y en algunas paredes es una continuación del esquema cromático de la terminal A.

En el área de recogida de equipaje también se utiliza el recurso de las columnas con el círculo verde –como representación abstracta de las palmeras– y las paredes revestidas de piedra coralina.

Las fachadas exteriores de la terminal B poseen grandes aleros de techos de cana que otorgan continuidad a la imagen tropical que desde su origen presenta esta megaestructura.

Sobre el aeropuerto
El aeropuerto de Punta Cana es el primer aeropuerto privado internacional del mundo; está administrado por la Corporación Aeroportuaria del Este (CAE), una compañía del Grupo Puntacana, En mayo del 2015 obtuvo la precalificación para trabajar con vuelos de Estados Unidos como si fuera una terminal de dicho país. Recientemente fue elegido como uno de los tres mejores aeropuertos de la región de Latinoamérica y el Caribe en el programa de evaluación comparativa Airport Service Quality , según la encuesta de satisfacción de pasajeros del Consejo Internacional de Aeropuertos (ACI).

  • Plano de Conjunto
  • Planta Arquitectónica de la Terminal de llegada A y sección
  • Plantas arquitectónicas de primer y segundo nivel de terminal de llegada B y secciones
Aeropuerto internacional de Punta Cana, ampliación de la terminal B (2014) y remodelación de la terminal A (2015)
  • Dirección: Higüey, República Dominicana
  • Área de construcción de la terminal A: 45,000 m2
  • Área de construcción de la terminal B: 33,000 m2
  • Diseño arquitectónico: Arq. Oscar Imbert Tesson y Antonio Imbert, Simples Arquitectura
  • Colaboradores: Randol Mercedes, Antonio León, Marisela Tió, Carmen Pepén, Digna Velásquez, Mildred Tejada y José Antigua
  • Diseño de la zona franca: VP Américas
  • Terminal B: Consultores
  • Estructural: Ing. Ramsés Sánchez Alma
  • Eléctrico: Ing. Iván Jiménez
  • Sanitario: Ing. Julio Suero Marranzini
  • Sistemas de A/A: Ing. Carlos Socías
  • Diseño del bar del área de salida: DisCorp
  • Contratista general: Codelpa
  • Supervisión: Simples Arquitectura, Arq. Scarlem Dhimes
  • Diseño de salas VIP: Arq. Ninouska Nova
  • Remodelación y ampliación de la terminal A: Consultores
  • Eléctrico y Sistemas de A/A: Ing. Iván Jiménez
  • Sanitario: Ing. Julio Suero Marranzini
  • Contratista general: Constructora Llodrá, Arq. Miguel Llodrá Hache
  • Supervisión y gerencia de ingeniería: CAE, Ing. Wilson Mejía