Las Mercedes: una gracia para la República Dominicana

 

La exposición sobre la patrona de la República Dominicana, la Virgen de las Mercedes, tuvo origen en la necesidad de mirar los iconos religiosos y sagrados desde la perspectiva de las artes visuales. La muestra se presentó en el Centro Cultural Banreservas. Los artistas visuales utilizaron diversas técnicas y materiales –escultura, dibujos, pinturas, instalaciones, videos y fotografías– con gran fuerza expresiva.

Las religiones son fundamentales en pueblos y culturas. Sintetizan visiones, esperanzas y sueños. El pueblo dominicano, así como la mayoría de los pueblos de Latinoamérica, es altamente religioso. Desde antes de la llegada de los españoles, nuestros aborígenes realizaban diferentes rituales religiosos. Tanto africanos como españoles sembraron en América sus tradiciones y devociones. Teniendo en común la relación del hombre con la “madre” protectora y dadora de bienestar, se consolidan los cultos a la Virgen de las Mercedes y a la Virgen de la Altagracia.

En nuestro país, desde hace varios siglos se ha relacionado la advocación a la Virgen de las Mercedes con el mito de que respaldó a los españoles en contra de nuestros aborígenes, una falsa creencia que ha sido desmentida. Pero no es de extrañarse que algunos artistas visuales rechacen su devoción y decidan no representarla. Al igual que la de la Virgen de la Altagracia, la advocación a la Virgen de las Mercedes, reconocida como patrona de la República Dominicana, levanta intensas pasiones.

Varias ciudades del país como Cabrera, Constanza, Hato Mayor, Imbert (Bajabonico), Pimentel y Sabana Grande de Palenque celebran sus fiestas patronales el día de la advocación de la Virgen de las Mercedes, cada 24 de septiembre. A diferencia de la Altagracia, la de las Mercedes no tiene correspondencia en el panteón vudú ni forma parte de las creencias mágicorreligiosas de la isla. Aunque su culto es sumamente popular, sus rituales se circunscriben a los estrictamente católicos.

Virginia Roca Pezzotti, curadora de la muestra, explica: “La razón de hacer una exposición iconográfica con el tema de las Mercedes radica en la necesidad de observar los iconos religiosos y sagrados desde la perspectiva del arte, como lenguaje que hace tangible todo el imaginario que transporta la fe de un pueblo que desde su horizontal terrenalidad clama a lo trascendente, y hace que su cotidianidad gire en torno a esa relación simbólica que sostiene en la verticalidad intangible e inmanente”.

¡Inicia una conversación!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*