Placebos de Jorge Pineda

Placebos nos presenta con una extraordinaria calidad las preocupaciones de Jorge Pineda sobre los problemas que enfrenta la sociedad actual. Es la más reciente exposición del artista dominicano, realizada en colaboración con Lucy García Arte Contemporáneo y exhibida a finales del 2016 en el Centro Cultural de España de Santo Domingo.

Jorge Pineda no escoge al azar los títulos de sus exposiciones. Su reciente individual se llama Placebos –término que se refiere a sustancias que carecen de acción curativa pero que producen un efecto terapéutico si el enfermo las toma convencido de que es un medicamento realmente eficaz– y nos presenta situaciones y problemáticas actuales en las que las soluciones o reacciones de sus personajes no son necesariamente efectivas, pero igual los tranquilizan y nos tranquilizan y hacen del mundo un lugar más aceptable para vivir y soportar los dolores y tragedias.

Las reflexiones sobre la destrucción del medioambiente, las diferencias sociales y económicas, la indiferencia, la violencia física y verbal a la que nos enfrentamos día a día, son parte del discurso que ha mantenido Jorge Pineda en sus obras y en su vida personal.

Dibujos con técnica mixta (2016), láminas de oro de 22K, láminas de plata, pintura acrílica, collage sobre papel Arches

En los dos salones expositivos se distribuyen los dibujos y las instalaciones. En el primer salón, a ambos lados de la nave encontramos los dibujos y al fondo un enorme globo (elemento repetitivo en la obra de Jorge Pineda) dibujado directamente sobre la pared, con el carbón que resulta de los bosques quemados de la sierra de Bahoruco.

Sierra Bahoruco (2016). Instalación. Dibujo a carbón vegetal sobre pared (400 X 400 cm)

En el vestíbulo encontramos una instalación-escultura de aluminio fundido a pequeña escala del Museo Guggenheim de Nueva York, la obra más representativa y famosa del arquitecto Frank Lloyd Wright.

GUGGENHEIM’S TRAP
Instalación. Maqueta de aluminio fundido con interior dorado que reproduce la famosa obra modernista del museo Guggenheim de Nueva York diseñado por Frank Lloyd Right.

Jorge Pineda levanta el modelo del edificio, sosteniéndose precariamente, y cubre su interior de dorado, esperando su próxima víctima deslumbrada por el oro. El arte que nació como crítica social es ahora el receptáculo del dinero de inversión del sistema capitalista que criticaba.

La segunda sala de exposiciones contiene cuatro instalaciones de diferentes dimensiones y materiales. Un enorme mural de un rostro femenino, realizado directamente sobre el muro, con diferentes tonalidades rosadas de lápiz labial, representa a la artista visual cubana Ana Mendieta (1948-1985), cuya muerte es un misterio no aclarado.

En el piso encontramos Ciguapa, dos pares de zapatos de cerámica de tamaño adulto, femenino y masculino, que contienen en su interior otro par de zapatos infantiles, colocados en sentido contrario.

Ciguapa (2016). Zapatos de hombre, mujer, niño y niña de cerámica

El recorrido de la sala termina con una instalación La posibilidad de una isla (2016), de un esperanzador conjunto de plantas reales y plásticas montadas sobre un círculo de césped artificial (nos recuerda a la instalación Jardín de Winnie the Pooh, 2001). Un final agridulce para una exposición extraordinaria.

lA POSIBIlIDAD DE UNA ISlA (2016). Dimensiones variables. Esta instalación es un conjunto de plantas reales y plásticas montadas sobre un círculo de césped arti cial que recuerda a la instalación Jardín de Winnie the Pooh (2001)

Jorge Pineda
Nació en Barahona (República Dominicana) en 1961. Estudió los primeros años de Arquitectura en la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Trabajó en diseño gráfico, destacándose en la realización de carteles y ganando varios premios nacionales e internacionales. Ha recibido numerosos premios y becas, entre ellos el premio de instalación y dibujo del Concurso de Arte Eduardo León Jimenes y el premio de instalación de la Bienal Nacional de Artes Visuales de la República Dominicana.

Ha participado en las Bienales de Venecia, de La Habana, de Lima y de Cuenca. Sus obras han sido expuestas en galerías y museos de todo el mundo y forman parte de importantes pinacotecas, como las del Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (MUSAC, entre otros. Vive y trabaja en Santo Domingo.

¡Inicia una conversación!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

© Arquitexto 2017. República Dominicana.