Nuevo Retrato de Jaime Colson en Bellapart

El Museo Bellapart recibió la donación de un retrato de Jaime Colson realizado por el pintor español Cruz José Calderón García (1901-1978), quien había sido su condiscípulo en la Academia de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid, a principios de los años veinte del siglo pasado.

La obra “Al amigo Jaime Colson” fue pintada en Barcelona en 1943, cuando ambos artistas coincidieron en la ciudad y fueron miembros del grupo “La Campana de San Gervasio” que se reunía en una bodega, donde exhibían sus obras y discutían sobre el arte moderno.

En el podium: Myrna Guerrero Villalona, directora del Museo Bellapart. En la mesa, de izq. a der, Maribel Bellapart, Alejandro Abellán García de Diego, Embajador de España, Carlos Santos Durán, Viceministro de Desarrollo e Investigación del Ministerio de Cultura y Berta Calderón Pérez, nieta del artista.

La entrega de la obra la realizó la arquitecta Berta Calderón Pérez, nieta del artista. Con este acto llegó a feliz término una gestión iniciada al azar hace un año, cuando Berta Calderón, junto a su tío Félix Calderón Higuera, se propusieron inventariar la producción pictórica de su abuelo y padre, Cuz José Calderón y encontraron una obra que les llamó la atención, tanto por el tema (un retrato) como por el personaje retratado y la dedicatoria de la obra “A mi amigo Jaime Colson”, personaje desconocido para ellos en ese momento y de quien apenas sabían que era un pintor dominicano cercano a su familiar.

Se dispusieron a indagar acerca de este pintor y cuál no sería su sorpresa al descubrir que se trataba de un maestro dominicano y latinoamericano, que había residido varias décadas en Europa y, de esas, entre 1939 y 1949 en Barcelona, donde también había vivido su pariente. Coincidieron ambos en que debían tratar de retornar esa obra al lugar de origen del retratado toda vez que allí encontraría sentido y valoración como parte de la historia de un personaje trascendental en la pintura dominicana como es Jaime Colson. Descubrieron que una importante colección de este artista forma parte de los fondos del Museo Bellapart y no dudaron en establecer contacto con la institución.

El acto de entrega fue presidido por las señoras Maribel y Maripili Bellapart Álvarez, quienes expresaron su agradecimiento por haber seleccionado al Museo Bellapart como custodio de tan significativa obra. También estuvieron presentes el Embajador de España, directivos de instituciones culturales, miembros de la familia Bellapart Álvarez y amigos de la familia Calderón Higuera.

Cruz José Calderón García

Pintor, especialista en restauración, traspaso y arranque de pintura mural.
Cruz José Calderón nació el 3 de mayo de 1901 en Madrid, hijo de Félix y de Hermógenes, oriundos de la provincia de Albacete, lugar donde pasaría el pintor la mayor parte de su vida; por lo que se le consideraría posteriormente como pintor madrileño afincado en La Mancha. En 1919 obtuvo Diploma en dibujo artístico de la Escuela de Artes y Oficios. Trabajó en el taller del pintor restaurador D. Emilio Ribero, hijo del restaurador del Museo del Prado, D. José Ribero. Entre 1922 y 1927 estudió en la Academia de Bellas Artes de San Fernando. Entre los compañeros que cita el artista figuran entre otros, Colson y Dalí, colocando a este último entre los más destacados. En 1931 contrajo matrimonio con María Higuera y se establece en Albacete donde residió hasta trasladarse en Barcelona en 1943, donde fue jefe técnico del taller Gudiol estableciéndose como restaurador de las más importantes firmas de colecciones particulares. Se independizó en 1953.

Entre sus obras de restauración destacan: Capilla románica de Maderuelo (Museo del Prado), pintura románica de Olite (Navarra), ábside románico de Vilanova de la Muga (Gerona), boceto del cuadro “Tránsito de San Juan de Dios” de Conrado Giaquinto para el director de la Pam American World Airways de New York y varias obras del Museo diocesano de Barcelona. Durante el año de 1962 realizó los frescos del Altar Mayor de la iglesia Nuestra Señora de lo
Alto, en Ayna, Albacete, un total de 80 m de pintura al fresco.

Durante el año 1955 vivió en Santo Domingo, donde residían algunos familiares, donde cambia totalmente el colorido de su paleta, haciéndola más alegre, y su técnica se vuelve más impresionista. Su etapa pictórica acaba en 1975, por la pérdida de visión casi total que padecía, además la enfermedad de su esposa también le mantuvo alejado del ejercicio de su vocación. Falleció en Barcelona el 8 de junio de 1978.

Comparte este artículo.

¡Inicia una conversación!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

© Arquitexto 2019. República Dominicana.