Salón Bienal del Centro de la Imagen: Fotografía y Video

El Centro de la Imagen y la Fundación Imagen 83, en colaboración con la Galería Nacional de Bellas Artes, presentaron la primera versión del Salón Bienal de Fotografía y Video, un concurso que puso de manifiesto la calidad con que ambas manifestaciones artísticas se desarrollan en el panorama de las artes visuales dominicanas. Además de la gran cantidad de trabajos, se destacan la participación tanto de artistas emergentes como de trayectoria, los diferentes procesos utilizados y la profundidad crítica de las propuestas.

Comprendemos el mundo a través de las imágenes. Hay una sobredosis de información visual en las redes y los que se denominan fotógrafos se dividen entre los que abrazan esta tendencia y los que declaran la muerte de la fotografía como arte.

Las bases hicieron hincapié en “mostrar el panorama actual del quehacer relacionado a la imagen (fotografía y video), tanto en manos de artistas emergentes como de trayectoria, y la forma en que los mismos usan la imagen para reflexionar sobre la contemporaneidad en los diversos contextos”.

El jurado –compuesto por Marianne de Tolentino, Paula Gómez Jorge y Mayra Jonson– seleccionó sesenta obras (cuarenta y cinco fotografías y quince videos) correspondientes a cuarenta y tres artistas y tres colectivos.
Había completa libertad técnica y se podían presentar fotografías, videos, instalaciones y combinaciones, todas sin exceder los 2 metros en cualesquiera de sus dimensiones y 7 minutos de duración en los videos (entre otras consideraciones normales en este tipo de concurso).

Se nota un contraste marcado con la notable cantidad de instalaciones e intervenciones de la anterior 28 Bienal Nacional de Artes Visuales (2015).

Se destacan las obras de Angelita Casals, The Grinch stole Havanna Lights, impresionante obra en blanco y negro, de José Ramón Cuevas (Sudor y gloria) y de Félix Sepúlveda (No Wifi), todas ganadoras de menciones de honor. Francisco Fortunato también resultó merecedor de una mención de honor por su obra Respetemos este código.

En blanco y negro se destacan además las obras de Margo Mora, María Yanet Paulino Arcángel, Luis Veras, Fausto Infante y Fausto Ortiz.

La obra ganadora del primer lugar fue el políptico Emociones en la piel, de Clara Martínez Thedy; se encuentra cuidadosamente impresa en papel de algodón de calidad museo. Explora el tatuaje como un símbolo que expresa, comunica y transgrede. Es una importante contribución visual al estudio de esta manifestación, considerada una obra de arte tanto por sus creadores como por el que lo lleva.

EMOCIONES EN LA PIEL

Se puede hablar de un antes y un después de la fotografía a color en la República Dominicana a partir de la era digital y las impresiones a color.

Seducen al espectador y no podemos resistirnos ante obras como las de Angelita Casals (Buscando a Ernesto), Mary Rosa Jiménez (Nostalgie) y José Miguel Ángeles (Fragmentación I y II).

También se deben de mencionar las obras a color de Fued Koussa y Mari Carmen Orizondo, con obras atrevidas de temas y soportes, formatos y tonos de colores agresivos e inesperados, muy interesantes y contemporáneas. Merecedoras de una reflexión más detenida son las obras de Tulio Martí y Yuritza Mora.

Al igual que la fotografía ganadora de Angelita Casals, Heredad, en la 28 Bienal Nacional de Artes Visuales, la ganadora del primer premio del Salón Bienal, Doña Esperanza, de Alfredo Moronta, ha resultado muy controvertida.

DOÑA ESPERANZA

El jurado de premiación destaca la “excelencia técnica y referencia al clasicismo”. Sin lugar a duda, la obra posee una excelente factura. La obra se inserta dentro de la tendencia de fotógrafos contemporáneos que manipulan digitalmente las imágenes hasta hacerlas parecer pinturas renacentistas.

Los jóvenes Tomás Pichardo y Ottmar Suero incursionaron en originales y coloridas animaciones digitales y recibieron un premio especial para que presentaran a dúo sus videos en una exposición en el Centro de la Imagen, un estímulo muy importante para incentivarlos a seguir produciendo en este medio relativamente nuevo.

Guadalupe Casasnovas y Rosmery Quezada también fueron ganadoras de un premio especial del jurado por su corto video A quemarropa. El jurado tomó en cuenta “su alcance conceptual, su elevada calidad técnica y su mensaje ecológico”.

Los demás videos son de excelente calidad, tanto los de los más experimentados como Martín López, varias veces premiado en diferentes versiones de la Bienal Nacional de Artes Visuales y otros concursos nacionales e internacionales, como los más jóvenes: Lizette Nin, Juan Carlos Guzmán y Carolina Liberato.

Es un compromiso del Centro de la Imagen celebrar este certamen de manera regular para cumplir con su propósito fundamental de servir de plataforma para el desarrollo y la difusión de la fotografía y el video en la República Dominicana.

Comparte este artículo.

¡Inicia una conversación!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

© Arquitexto 2020. República Dominicana.