Río Arriba 12

Con un programa de áreas bastante racional, esta casa de veraneo del complejo vacacional Río Arriba de Casa de Campo fue concebida para disfrutar el espacio de afuera sin descuidar el confort interior, con acabados impecables, un equipamiento de última generación y una materialidad y expresión formal de estilo modernista. Un conjunto de pasarelas abiertas sobre amplios espejos de agua conecta los espacios y hace que la residencia parezca flotar.

Las amplias aberturas de los dormitorios y la ausencia de cerramientos de las áreas sociales integran el verdor de la naturaleza y permiten el disfrute de más hermosas vistas al mar y al campo de golf Dye Fore.

Para esta villa de corte modernista del exclusivo complejo hotelero Casa de Campo, el requerimiento principal del cliente fue lograr una casa abierta donde pudiera vivir a plenitud las bondades del clima tropical; al ser extranjero (de nacionalidad francesa), era muy importante para él la integración de la naturaleza, el poder circular abiertamente y disfrutar las vistas del paisaje circundante. El terreno cuenta con una ubicación privilegiada, ya que ofrece vistas de la isla Catalina desde el lado de la calle, y del mar y Altos de Chavón desde el lado opuesto, donde colinda con el campo de golf.

El arquitecto Alejandro Acebal, cuya firma estuvo a cargo del diseño, explica que el primer desafío de diseño consistió en dar una respuesta arquitectónica adecuada a un terreno con una topografía irregular: una pendiente ascendente muy pronunciada. La diferencia de nivel, unos cinco metros desde la calle hasta el fondo de la propiedad, facilitó cumplir con el programa de áreas.

El acceso a la casa se realiza por una rotonda y una pasarela de entrada que funciona como recibidor, con amplios jardines a ambos lados sembrados con alocasias (orejas de elefante) de hojas muy llamativas y gran tamaño. El eje visual desde la entrada dirige hacia la parte posterior de la propiedad y está rematado por un árbol sobre un amplio espejo de agua, la cual hace parecer que la residencia está flotando. La presencia protagónica del agua en todo el conjunto refuerza el carácter tropical del ambiente y compensa el deseo del cliente de tener su casa frente al mar. La circulación entre los distintos espacios se desarrolla por medio de un conjunto de plataformas de madera que hacen el recorrido muy agradable.

Un segundo eje, perpendicular al de la entrada, conecta visualmente la escultórica escalera y la cocina, que es el alma de la casa dado el amor del cliente por la gastronomía. Un tercer eje está definido por la vista hacia el campo de golf y el mar. A partir de estos ejes se organizan los distintos espacios: en el primer nivel y en el centro, el gran salón completamente abierto y sin cerramientos; a un lado, los bloques de dos niveles que alojan los dormitorios y el estudio multimedia, que también funciona como salón de juegos; al otro lado, el comedor para 16 personas, la cocina principal, con equipamiento de última generación, la cocina caliente y otras áreas de servicio. El estudio y el comedor son las únicas áreas sociales climatizadas.

Además de las áreas sociales ya mencionadas, el programa de áreas está compuesto por seis cómodas habitaciones, todas con baño privado, vestidores y televisores inteligentes, y hermosas vistas al mar. Como áreas de entretenimiento se encuentran el estudio multimedia y una sala de cine con capacidad para 11 personas; aprovechando la pendiente del terreno, este teatro se desarrolla en el sótano, al lado del bloque de habitaciones, y la vegetación frente a la calle sirve de buffer o zona de amortiguamiento. El techo del sótano constituye una plataforma en la que se desarrolla un jardín que permite las vistas hacia la isla Catalina desde los dormitorios de la parte frontal. Asimismo, en el sótano, debajo de las cocinas, se ubican las dependencias del servicio. Este bloque cuenta con acceso directo desde el garaje.

En las áreas exteriores se destaca en la parte posterior la piscina con jacuzzi climatizado y amplias áreas de descanso; esta se desarrolla frente al salón, integrada a otro gran espejo de agua que amplía sus proporciones y se extiende a todo lo ancho de la residencia. En el jardín, una cancha de voleibol de arena promueve la ejercitación al aire libre. La terraza exterior está cubierta por una estructura metálica de pérgolas hechas con palos de monte, que ayuda a filtrar la luz y proporciona un ambiente muy cálido.

  • Planta de conjunto, nivel 1 y nivel 2
Rio Arriba 12 (2019)
  • Dirección: Casa de Campo, La Romana
  • Área total de construcción: 1,516.52 m2
  • Área del lote: 3,302.11 m2
  • Diseño arquitectónico: Arq. Alejandro Acebal
  • Empresa: AC Arquitectos y Asociados
  • Colaboradores: Arq. Stefany Taron, Arq. Leonor Cordero, Arq. María A. Pérez
  • Diseño de interiores: Yovanka Saladín, Nicola Fini
  • Estructural: Ing. Daniel Camarena (EEC Ingeniería)
  • Eléctrico e iluminación: Ing. Iván Jiménez (STM)
  • Sanitario: Ing. Magda Duarte (VD&A)
  • Sistemas de a/a: Grupo Zeller
  • Diseño paisajístico: Tábora + Tábora
  • Contratista general: Ing. Daniel Azpurua
  • Supervisión: AC Arquitectos y Asociados
Comparte este artículo.

¡Inicia una conversación!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

© Arquitexto 2022. República Dominicana.