Happy. El optimismo constante de Jorge Pineda

La exposición Happy, Ensayos sobre la Obra de Jorge Pineda, forma parte del programa Grandes Maestros del Arte Dominicano, del Centro León de Santiago. Esta décima entrega es una afirmación de la importancia de Jorge Pineda y su producción artística en la historia de las artes visuales dominicanas, del Caribe y del mundo. La exposición estará abierta hasta mediados de junio de 2023.

Me siento feliz de estar aquí y de presentar esta obra que no es mía; es el resultado de mis conversaciones con la gente, aquellas que amo y me aman y otras que no me aman, pero también amo. Jorge Pineda, diciembre de 2022

MAMBRÚ (2006)

El artista dominicano Jorge Pineda es el eterno optimista. Su más reciente exposición, Happy, Ensayos sobre la Obra de Jorge Pineda, presentada recientemente en la sala de exposiciones temporales del Centro León, es una muestra de ello. Las noventa y seis obras expuestas, procedentes de diferentes colecciones dominicanas e internacionales públicas y privadas, son el resultado de más de dos años de trabajo del equipo curatorial, encabezado por Sara Hermann, con Jorge Pineda. Dibujos, pinturas, esculturas, instalaciones y una colección de afiches de serigrafía presentan la perspectiva particular del artista sobre las contradicciones del mundo actual, el mundo que todos compartimos y en el cual el artista elige ser feliz.

HAPPY, ENSAYOS SOBRE LA OBRA DE JORGE PINEDA

En sus palabras inaugurales, la directora del Centro León, María Amalia León, expresó que “el Happy de Jorge Pineda no es cualquier construcción semántica de la felicidad. Es un ensayo de magnanimidad. Es la felicidad concebida como posibilidad del arte de transformar la violencia en belleza y prender el fuego que supere el odio, desde la inteligencia estética. Reconstruir, reconstruirme, reconstruirnos”.

Muchos autores, historiadores, investigadores y críticos de arte intentan definir la producción artística de Jorge Pineda: arte dominicano moderno-tardío, dominicano contemporáneo, caribeño, latinoamericano, etc. En un ensayo para el libro Trenzando una historia en curso, Arte dominicano contemporáneo en el contexto del Caribe, el mismo Jorge Pineda cuestiona esos encasillamientos, esas etiquetas que muchas veces tratan de simplificar estas preguntas que nunca tendrán respuestas.

TRÁNSITO DESDE UNA MODERNIDAD TARDÍA HASTA LA CONTEMPORANEIDAD

Es imposible definir con etiquetas el conjunto de obras que Jorge Pineda ha desarrollado. Sara Hermann, curadora en jefe del Centro León, ha estudiado intensamente su obra. En las palabras de introducción a la exposición, expresa que “lejos de plantear una tesis en torno a la obra o esbozar una síntesis de su producción, Happy reproduce momentos en los que cada persona podrá involucrarse sensorial, emocional y cognitivamente con el universo creativo del artista. Los segmentos y espacios estarán marcados por frases del artista que funcionarán como claves o pausas de reflexión. Happy se estableció desde el trabajo directo con Jorge Pineda y planteó cuestiones cardinales de su obra y su papel como productor en el panorama del arte. Al acercarnos a su cuerpo de trabajo amplio, complejo y pertinente en cada caso, vimos las temporalidades que inciden en su producción: su pasado en los medios y lenguajes de la gráfica, su trayecto hacia discursos espaciales, la relación indisoluble con sus contextos, y su constante implicación conceptual”.

EL HUMOR EN LAS COSAS, AUN EN EL DOLOR.

Estas temporalidades a las que se refiere Sara Hermann permiten al visitante entrar en contacto con diferentes momentos (temporales y conceptuales) de la obra de Jorge Pineda. La decisión de reaccionar, reflexionar o cuestionarse está en cada adulto o niño que la visita. Cultural, dinámica, irónica, alegre, lúdica, pedagógica o provocadora, todas o ninguna, la obra de Jorge Pineda ha generado reflexiones y diálogos infinitos entre los visitantes. Lo cierto es que el conjunto de sus obras motiva reflexiones sobre nuestra sociedad actual, las desigualdades, la depredación de la naturaleza, el racismo, la deshumanización, la fragilidad y desprotección de los niños, la indiferencia, la violencia, sus contradicciones. Es un arte comprometido con su tiempo, constantemente actual, siempre en busca de la felicidad.

Jorge Pineda utiliza técnicas básicas como la pintura, el dibujo, el grabado, la escultura, el modelado, etc., y se centra generalmente en la representación de la figura humana, la naturaleza o elementos cotidianos reconocidos, aislados, solitarios. Estas representaciones son utilizadas como símbolos de sus inquietudes, críticas sociales, cuestionamientos sobre el arte, y generan inquietud e incomodidad. Por ejemplo, la utilización de figuras de cuentos infantiles como la Caperucita Roja, la muy reconocida forma arquitectónica del Museo Guggenheim de Nueva York, la imagen de Ana Mendieta, una muñeca o soldaditos de plomo. El pan de oro en la obra de Jorge Pineda puede ser un símbolo de opulencia falso, muy utilizado en la cultura dominicana o de deslumbramiento que a veces intenta ocultar.

En la pieza del jardín zen o Karesansui (I´m so fucking happy), la arena se sustituye con confeti (un elemento festivo y banal) y es la favorita de los niños que la intervienen lanzando el confeti o modificando la superficie a su antojo con rastrillos de madera. Estas alegres intervenciones contradicen el principal objetivo del jardín zen: aumentar y favorecer la serenidad interior y reducir el estrés a través de su belleza y elegancia. La instalación representa, según las propias palabras del artista, su percepción de la sociedad y sus contradicciones: “Quiero revelar como un paisaje de banalidad, de trivialidad, de frivolidad, para descubrir un paisaje que también es de energía, amor y alegría. El ying y el yang. Revelar la fuerza creadora que hay en ese jardín espectacular que está delante de nosotros, y que no vemos”.

Jorge Pineda
Nació en Barahona (República Dominicana) en el año 1961. Cursó estudios de arquitectura en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD); de grabados en xilografía, junto con Belkis Ramírez y Tony Capellán, en la UASD; y de litografía en el taller de Bordas de París (Francia). Desde la década del ochenta ha expuesto en museos, galerías, bienales de arte y ferias de diferentes ciudades del mundo. Sus obras forman parte de relevantes colecciones y ha recibido múltiples distinciones en el Concurso de Arte Eduardo León Jimenes y en la Bienal de Artes Plásticas de Santo Domingo. Su trabajo ha sido publicado en los libros Jorge Pineda, After all, tomorrow is another day (2014), y Trenzando una historia en curso: Arte contemporáneo dominicano en el contexto del Caribe (Centro León, 2014). Jorge Pineda falleció en Santo Domingo el 17 de febrero de 2023, al cierre de esta edición. Sirva esta reseña como homenaje a su gran legado al arte contemporáneo dominicano.

Comparte este artículo.

¡Inicia una conversación!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

© Arquitexto 2023. República Dominicana.