El Monumento a los Héroes de la Restauración, 70 años después

El Monumento a los Héroes de la Restauración, ubicado en el cerro del Castillo, es el símbolo de Santiago. Conocido originalmente como Monumento a la Paz de Trujillo, el primer picazo de su construcción fue dado en 1944, hace ya 70 años. En ocasión de este aniversario, en el presente artículo se abordan los hechos más relevantes de su historia.

Introducción
La historia del Monumento a los Héroes de la Restauración es prácticamente desconocida por la mayoría de los habitantes de Santiago de los Caballeros; ha sido simplificada diciendo que originalmente honró la paz de Trujillo y que a la caída de la dictadura fue dedicado a los paladines de la guerra restauradora. Su devenir encierra multiplicidad de detalles, lo mismo que el lugar de su emplazamiento, el cerro del Castillo, que por sí solo tiene una rica historia.

El emplazamiento: el cerro del Castillo
El cerro del Castillo está dentro de una de las cinco grandes zonas geomorfológicas que constituyen el relieve de Santiago de los Caballeros; alcanza una altitud de 175 metros sobre el nivel del mar y constituye asimismo el límite este de su área más plana, a la cual fue trasladada la ciudad desde Jacagua a raíz del terremoto de 1562.

La Paz de Trujillo, una proclama edificada
La idea de construir el monumento, según declaró el Lic. Rafael F. Bonnelly, surgió una tarde en que un grupo de santiagueros lanzó la propuesta de erigir un monumento en el cerro del Castillo. El proyectista del monumento fue Henry Gazón Bona (Santo Domingo, 1909-Montreal, Canadá, 1982), mayor del Ejército Nacional e ingeniero arquitecto, educado culturalmente en París. El Ing. Mauricio Álvarez Perelló (Santiago, 1896-1978), fue su constructor.

Aunque el monumento estaba concluido en septiembre de 1952, no fue sino en agosto de 1953 .El criterio del Dr. Joaquín Balaguer dio al traste con la tan esperada inauguración: el vicepresidente de la comisión pensaba que era prudente esperar que todas las obras complementarias estuviesen terminadas. De esos proyectos solo pudo concluirse el Hotel Matum, diseñado también por Gazón Bona e inaugurado el 27 de marzo de 1954. El resto del complejo no llegó a completarse. Pese a quedar trunco, el monumento se constituyó en un eje de la ciudad desde los inicios de su construcción.

El monumento restaurador
Cuando cayó la dictadura de Trujillo, el monumento fue vandalizado. El monumento se libró de ser destruido parcialmente o saqueado completamente, y surgió entonces la disyuntiva de destinarlo a honrar qué o a quién. Se impuso la propuesta del Lic. Mario Abréu Penzo, diputado por la provincia de Santiago, quien sometió en la Cámara de Diputados la moción de dedicarlo a los héroes de la Restauración, anteproyecto aprobado y sancionado por el Poder Ejecutivo el 29 de diciembre de 1961.

A partir de entonces, se iniciaría un largo proceso para desarraigar de la memoria social el Monumento a la Paz de Trujillo e imponer en el bloque mental colectivo el Monumento a los Héroes de la Restauración.

En 1997, después de que el Poder Ejecutivo puso a cargo de la Gobernación de la provincia de Santiago el cuidado, mantenimiento y conservación del monumento, así como de los jardines, áreas verdes y calles circundantes, se promovió la reapertura al público –lo que incluyó la habilitación del Museo de la Restauración.

Un comentario en “El Monumento a los Héroes de la Restauración, 70 años después

    Los comentarios para este artículo están Cerrados.

    © Arquitexto 2017. República Dominicana.