Conversación con Jeanne Gang

La arquitecta Jeanne Gang, directora fundadora del despacho Studio Gang, es reconocida internacionalmente por su enfoque analítico e interdisciplinario a través del cual establece relaciones entre los individuos, las comunidades y sus entornos. Su trabajo abarca tipologías diversas, desde edificios culturales y públicos hasta parques urbanos y torres de gran altura, e incluye importantes proyectos galardonados como el Writers Theatre y la Aqua Tower de Chicago y el Arcus Center for Social Justice Leadership de Kalamazoo (Michigan). Jeanne Gang también es profesora en práctica del Harvard Graduate School of Design (GSD).

SEDE DEL STUDIO GANG DE CHICAGO

En mayo de 2018 Jeanne conversó con Shaney Peña Gómez, arquitecta dominicana y GSD Loeb Fellow, para hablar sobre su práctica arquitectónica, la importancia de la academia y la urgente necesidad de que la arquitectura aborde los desafíos sociales y ambientales que compartimos.

¿Cuál de los desafíos sociales a los que nos enfrentamos hoy en día es más importante para responder a través de su práctica?

R: La arquitectura aborda una gama de problemas sociales, pero creo que todos se resumen a la conectividad y al diálogo que se produce entre el proyecto arquitectónico, las personas que lo usan y lo experimentan y el contexto del lugar. Mi trabajo consiste en utilizar el diseño como un medio para conectar a las personas entre sí y con la naturaleza. Este enfoque fundamenta cada proyecto y genera preguntas: ¿Quién participa en este diálogo? ¿Cuáles son las preguntas importantes? ¿Cómo puede responder la arquitectura? La estrategia basada en la investigación que hemos desarrollado en Studio Gang nos ayuda a responder estas preguntas e identificar los problemas principales que están en juego en un proyecto. La arquitectura puede y debe ser un catalizador que une a las personas y activa las comunidades. No se trata de diseñar edificios en solitario, o dibujar plantas para guardar en un cajón, nuestro trabajo trata de incluir a las personas y tener efectos tangibles sobre la forma en que interactúan entre ellas y con el medio ambiente.

WMS BOATHOUSE EN EL PARQUE CLARK (Chicago, 2013)

Estoy muy interesada en la idea de los proyectos no solicitados en arquitectura, aquellos proyectos que se sabe tienen que suceder o que responden a una oportunidad pero que no son solicitados por un cliente. ¿Puede hablar sobre esta idea en términos de su propia práctica?

R: Siempre he querido hacer de Studio Gang un lugar en el que la arquitectura sea un medio activo, una manera de hacer avanzar las cosas y de que se hagan realidad. Esa es la esencia de mi trabajo, cambiar las cosas, crear conexiones que puedan beneficiar al mundo. Es una forma idealista de pensar acerca de la práctica arquitectónica, pero es un idealismo viable. No puedes simplemente sentarte y esperar un encargo. La práctica debe diseñarse de manera que permita realizar proyectos independientes e investigar al mismo tiempo. En mi caso, estar en un entorno académico me ha ayudado a definir mi agenda de investigación.

Publiqué un libro en 2011 llamado Reverse Effect: Renewing Chicago’s Waterways, que aborda los desafíos que enfrenta el río Chicago y ofrece propuestas para su reinvención. Fue una colaboración con una organización sin fines de lucro, el Consejo de Defensa de los Recursos Naturales (NRDC, por sus siglas en inglés); además de la propuesta que desarrolló Studio Gang, también presenta proyectos de mis alumnos del GSD en ese momento. Recibimos subvenciones del NRDC y de la Fundación Joyce que nos permitieron realizar esta investigación y explorar el potencial de diseño para revitalizar el río. Reverse Effect continúa generando conciencia sobre estos problemas en Chicago y en otras ciudades con desafíos similares, y sorprendentemente condujo al encargo de diseñar dos embarcaderos a lo largo del río. Las becas son una forma de acometer este tipo de proyectos no solicitados, pero a veces hay que invertir recursos propios para impulsar algo que te apasiona y tiene el potencial de cambiar el mundo. Por eso me encanta la arquitectura: es posible cambiar las cosas. Se trata de invertir en ideas e incluir las partes interesadas que estén tan apasionadas como tú.

NATURE BOARDWALK EN EL ZOÓLOGICO DEL PARQUE LINCOLN (Chicago, 2010)

Jeanne Gang

Arquitecta estadounidense fundadora y directora de la firma Studio Gang, un despacho de arquitectura y diseño urbano establecido en Chicago y con oficinas en Nueva York, San Francisco y Paris. Jeanne estudió arquitectura en la Universidad de Illinois (1986) y realizó una maestría en la Universidad de Harvard (1993). En 1989 fue becaria del Rotary International en un programa interdisciplinario de paisaje, planificación urbana, arquitectura e ingeniería en la Universidad de Estudios Técnicos de Zúrich (Suiza). Antes de fundar su propia firma trabajó con OMA desde 1993 a 1995 como arquitecta proyectista y jefa de diseño. Ha compartido su práctica con la docencia y actualmente es profesora de la Escuela de Graduados de Diseño (Graduate School of Design) de la Universidad de Harvard.

Torre Aqua, Chicago (2010)
Comparte este artículo.

¡Inicia una conversación!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

© Arquitexto 2019. República Dominicana.