El proyecto de grado en arquitectura: desmontar mitos

Conferencia de cierre de la XI Bienal de Arquitectura de Santo Domingo 2012, en el marco de la exposición de los proyectos correspondientes a la categoría proyectos de grado. Emulando el programa de televisión The Mithbusters (Cazadores de mitos, del canal Discovery) desde una visión pedagógica, el autor desmonta los mitos comunes reinantes entre los estudiantes de arquitectura sobre este importante requerimiento de la carrera, para provocar el debate sobre este tema.

Graduarse de arquitecto requiere la realización de un proyecto de grado como exigencia final del currículo. La “tesis”, como se llama comúnmente, ha de consistir en una primera fase en un trabajo de investigación mediante el cual se profundiza en un tema relevante de la disciplina que, en la mayoría de los casos, el estudiante elige. En cualquier disciplina del saber, la tesis culmina con unas conclusiones que constituyen un conocimiento validado o precisado a partir de una fundamentación teórica del tema. En arquitectura, la tesis termina cuando ese conocimiento se aplica en un proyecto arquitectónico o urbano.

La competencia investigativa está considerada como genérica en la formación de todo profesional. En el caso de la arquitectura, esta competencia lo faculta para construir el propio conocimiento y, en consecuencia, desarrollar la creatividad.

cuadro

Mitos

Al preguntar a los estudiantes cómo se imaginan o perciben el proyecto de grado, sus respuestas pueden caracterizarse como temores, pretextos y paradigmas, comentarios generalizados que hemos consignado como mitos.

Mito: “La tesis es la última asignatura de la carrera”

¡Falso! Una asignatura supone un programa, asignaciones y un maestro que evalúa un desempeño. En el proyecto de grado, la función de asesor es distinta. Asesorar implica dejar hacer. No aconsejar, no condicionar. Es hacer coaching, mostrar las herramientas y el camino. El estudiante es quien debe hacer el trabajo y responderse sus preguntas. La última asignatura de la carrera tuvo lugar antes de comenzar la tesis.

Mito: “La tesis consiste en estudiar e inventar algo que nadie haya inventado”

¡Falso! En investigación eso no es posible. Si nadie ha hablado de algo alguna vez, probablemente no interesa o no es verdad, y no habría información que permita responder las preguntas ni fundamentar las hipótesis. Un proyecto de grado consiste en la búsqueda de respuestas a una inquietud vital sobre la disciplina y en un aporte a una problemática relativa a esa inquietud. En el acto de averiguar las razones reside el disfrute y regocijo del investigador. Es un sentimiento que garantiza una motivación sostenida en todo el trayecto.

Mito: “La tesis contribuirá a salvar el mundo”

¡Falso! Nosotros los maestros aspiramos a que nuestros discípulos de alguna manera contribuyan a salvar el mundo, pero la tesis no es el escenario para lograrlo. El proyecto de grado sirve para demostrar que se ha completado la formación de arquitecto. Por eso los objetivos y alcances deben ser de una envergadura manejable por el estudiante en un tiempo determinado.

Mito: “La tesis es un proyecto”

¡Falso! Ni la investigación ni el proyecto por separado son una prueba de que se está calificado para optar por el título de arquitecto. Es la capacidad de aplicar lo aprendido con la investigación lo que demuestra que se posee una metodología que permite enfrentar cualquier problemática de diseño.

Mito: “La tesis es un trabajo personal”

¡Falso! Una tesis la hace cada quien, sin embargo, también es un logro de mucha gente que se ha sacrificado y ha depositado su fe. Desde la familia, los amigos, los profesores y la institución educativa hasta la patria, que también observa y espera.

Otros mitos:
“Las tesis urbanas sacan mejor nota que las arquitectónicas”
“Las asesoras son más quisquillosas que los asesores”
“Las tesis en pareja son más fáciles”
“La calificación es directamente proporcional a la cantidad de renders”

El proyecto de grado de arquitectura es, para el ciclo de estudio, un final y un comienzo. Es el final de la instrucción guiada por la academia, y es el comienzo del camino que se toma por elección.

Tiene que existir la conciencia entre el estudiante y el asesor de que es un paso hacia la independencia. Un asesor de tesis tiene éxito cuando logra que su discípulo tome conciencia de que ya no lo necesita. Es entonces el momento de entregar el testigo y compartir la honra y el orgullo.

Desde otra perspectiva, el futuro es un océano de incertidumbre y de lo único que se tiene certeza es que será distinto a como lo vemos hoy. La vigencia de toda verdad es temporal y lo demuestran los cambios vertiginosos de los últimos años. Por tanto, lo más útil que puede llevarse un estudiante de la universidad es la disposición a seguir estudiando y la convicción de que esto lo hará feliz.

Mitos superados por los ganadores
Por: Arq. Elia Mariel Martínez Moisés, [email protected]

Dentro del marco de la XI Bienal de Arquitectura de Santo Domingo, la categoría de proyecto de grado estrenó para la ocasión un espacio exclusivo en la plaza comercial de Novo Centro, lo que posibilitó la recepción de más de cincuenta propuestas, una convocatoria que crece año tras año en esta categoría. La diversidad de intereses de los estudiantes y sus propuestas, y la visión de las distintas escuelas de arquitectura de la República Dominicana se hizo evidente en los proyectos que resultaron ganadores. Algunos de los galardonados nos presentaron sus proyectos de grado y compartieron con Arquitexto los mitos que superaron durante el proceso de diseño.

Primer premio
banner1
El lenguaje en la arquitectura. La percepción en el espacio-tiempo

Ver Proyecto
Autor: Aris Pichardo Hernández

Mito superado: El papel del arquitecto es diseñar piezas agradables solo por su sentido estético
“La arquitectura es entender la ciudad, su contexto, los habitantes. Esa comprensión hizo que me detuviera a ver de qué manera piensa el hombre, y comencé comparando diferentes culturas y estudiando sus ciudades. Esto me llevó a relacionar al hombre, el objeto y lo natural en el espacio-tiempo. Concluí que el objeto imperaba sobre el individuo y lo transformaba, y me dije: el urbanismo, la arquitectura y el paisajismo tienen poder porque pueden hacer que las personas interioricen una nueva concepción de la vida y por esta razón los arquitectos debemos detenernos a pensar en estrategias nuevas y sanas. Como, por ejemplo, que una vivienda, un edificio comercial o de oficinas, una iglesia o un parque tienen códigos precisos que hacen que el hombre pueda entender y comunicarse con facilidad. Que la suma del todo hace ciudad y no centrar la arquitectura solo como un objeto que no dialoga con ella y no le aporta, sino que la hace más vulnerable.”

Segundo premio
2do
Aceleración urbana. Vínculo turístico, histórico y cultural de San Pedro de Macorís

Ver Proyecto
Autores: Daphne de Morla y Sorivic Ramírez

Mito vencido: El trabajo del arquitecto se resume en pensar la estética de los edificios.
“Al llegar a esta etapa de la carrera, nos damos cuenta de que la arquitectura va más allá de la forma. El principal mito vencido es el hecho de que las personas ven a un arquitecto como alguien que dibuja “bonito”, sin saber que atrás de todo ese “bonito” existe un estudio profundo de cada movimiento, de variables económicas, climáticas, geográficas, sicológicas, sociológicas, espaciales, perceptuales y hasta presupuestarias, que se deben tener en cuenta al generar un proyecto.”

Mención de honor

Centro para el Fomento y Desarrollo de la Agropecuaria en la región Este

Autores: Liliana Sánchez Martínez y Myvell Mahfoud Hernández

Mito superado: Si deseas que esté bien y completo, no es posible entregar a tiempo el proyecto
“Es verdad que pueden faltar detalles mínimos, pero también es cierto que se puede entregar el proyecto a tiempo, completo. Con un poquito más de tiempo hubiésemos logrado más nivel en los detalles, pero le dedicamos tiempo, esfuerzo y, sobre todo, amor suficiente a nuestro trabajo, ya que era un proyecto con el cual nos identificábamos bastante y que definiría el final de nuestra preparación para el trayecto profesional de nuestras vidas. Al final hemos obtenido el resultado para el que trabajamos, para el empeño que pusimos, el esfuerzo y el tiempo que dedicamos… ¿Que si nos hubiésemos dedicado más? ¿Que si hubiésemos tenido más tiempo? ¿Quién sabe?”

Mención XI BIASD proyecto de grado
danae
Estragos de la noción temporal. Escenarios distópicos en el imaginario urbano

Autor: Géminis Danae Peguero Bueno
Ver Proyecto
Mito superado: La arquitectura se concibe para resolver problemas ligados a la función
“Alterar la condición del acto de hacer arquitectura, abordando el objeto conceptual desde su función abstracta. Por lo regular, los estudios de arquitectura se centran en lo conocido, realizando versiones diferentes, repitiéndose, y se obvia la dominación de lo extremo y lo muy improbable como herramientas de exploración y reconocimiento del arte, y sus cualidades intrínsecas de denuncia y experimentalismo. Aunque en primera instancia el acto de crear arquitectura implica la resolución de un problema, creándolos se exploran respuestas alternativas a condiciones improbables, pero que pueden remover conciencias; de esta forma se produce una reinvención, se provoca el espacio desde la memoria y se hace acción desde ahí, ya que se entiende la presencia territorial del espacio desde la mente.”