Thyssenkrupp, en el interior de la Torre de la Libertad.

Thyssenkrupp, en el interior de la Torre de la Libertad

One World Trade Center, Torre de la Libertad, Nueva York, thyssenkrupp, ascensores

One World Trade Center es un proyecto icónico y emblemático en la historia de los rascacielos de la ciudad de Nueva York y del mundo. Para el equipo de thyssenkrupp, la instalación de los ascensores y las escaleras mecánicas de la llamada Torre de la Libertad representó un desafío y una oportunidad para poner en práctica novedosas soluciones de ingeniería, una realización que los llena de orgullo.

En noviembre del 2014, después de 13 años de la tragedia del 9/11, fue inaugurado el One World Trade Center. De acuerdo con el plan maestro del prestigioso arquitecto Daniel Libeskind, es el primero de cinco rascacielos que forman parte del proyecto de reconstrucción del nuevo complejo WTC en el Bajo Manhattan. El edificio, mejor conocido como Torre de la Libertad (Freedom Tower), fue diseñado por Skidmore, Owings and Merrill, y constituye el nuevo hito del perfil de la ciudad de Nueva York. El rascacielos posee 104 pisos y 1,776 pies –un número simbólico que rinde homenaje a la independencia de los Estados Unidos (541 metros)–, a la fecha el más alto de Nueva York, del hemisferio Occidental y el sexto del mundo.

La torre incorpora la más alta tecnología, estableciendo nuevos estándares en el diseño, la construcción y la seguridad de las edificaciones en altura. Para dar respuesta a la necesidad de circulación vertical de los 104 pisos, thyssenkrupp proyectó e instaló 12 escaleras mecánicas y 71 ascensores, además de otros 5 ascensores de alta tecnología para llegar al observatorio ubicado en el piso 102 (a 381 metros de altura). Este último recorrido se realiza a una velocidad de 37 kilómetros por hora y dura aproximadamente un minuto, por lo que están considerados los ascensores más rápidos de América.

Expertos de ingeniería de ocho países (Estados Unidos, Brasil, Canadá, China, Alemania, Italia, Corea del Sur y Suiza) desarrollaron soluciones a la medida para satisfacer las necesidades específicas de la obra. Entre estas innovaciones tecnológicas se encuentran:

  • Sistema active roller guide, que reduce las oscilaciones de la cabina en los ascensores de alta velocidad y logra que el desplazamiento de los pasajeros sea más cómodo. Esta tecnología se desarrolló en el Centro de Investigación de la planta de la ciudad de Guaíba, en Río Grande del Sur (Brasil).
  • Carenado o revestimiento aerodinámico de aluminio, una solución que, al igual que el spoiler o alerón de un automóvil de carrera, desvía el aire y mejora la aerodinámica de los ascensores.
  • Amortiguación acústica de cabinas y puertas, con el fin de reducir los ruidos.
  • Sistema regenerativo, una avanzada tecnología para el ahorro energético. Los 71 ascensores funcionan como generadores, convirtiendo la energía de los ascensores en electricidad y devolviéndola a la red de alimentación. Esta solución produce un ahorro suficiente para alimentar todo el sistema de iluminación del edificio de 104 pisos.
  • Iluminación de las cabinas con lámparas led, que ahorran más de 78,000 kWh por año en comparación con las lámparas incandescentes.
  • Llamada anticipada de destino, tecnología que utiliza un software inteligente para reunir en el mismo ascensor a las personas que van al mismo piso o pisos próximos, con lo que se logran desplazamientos más rápidos.

Por último, hay que destacar el diseño de los ascensores realizado a partir de un proyecto personalizado que desarrolló Ken-Mac Metals, una división de thyssenkrupp Materials, líder de la distribución de aluminio, aluminio prepintado y acero inoxidable. La magnitud del proyecto exigió las mejores soluciones de ingeniería y representó un reto para la circulación vertical y para la ingeniería estructural. La experiencia de los profesionales que encabezaron el proyecto representa años de planificación y ejecución para la creación y el mantenimiento de los ascensores más rápidos del hemisferio occidental.

Las instalaciones realizadas por el equipo de thysenkroupp en la llamada Torre de la Libertad resumen su amplia trayectoria y valiosa herencia de innovación, que le permite brindar a sus clientes soluciones individuales y adecuadas a cualquier proyecto.

 

¡Inicia una conversación!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*